jueves, 11 de febrero de 2016

Hasta que punto los medios de comunicación de masas pueden controlar nuestras vidas, dónde está el límite entre privacidad y seguridad?

Hoy en día, los medios de comunicacion constituyen una herramienta persuasiva que nos permiten mantenernos en continua comunicación con los distintos sucesos sociales, políticos y económicos tanto a escala nacional como internacional.
La rapidez y dramatismo con que los mass media se han ido incorporando en nuestra realidad, no nos dio tiempo para adaptarlos y adaptarnos. Ante ellos nos es difícil tomar una actitud serena: o nos aferramos a un mundo estático, pre-industrial; o nos desarraigamos por completo quedando a merced de las novedades o estímulos superficiales, e ignorando el pasado.
En las sociedades contemporáneas es cada vez mayor la importancia de los medios masivos y en particular de la television. Esta influye sobre la forma de actuar o de pensar de las personas, logra modificar la forma en que los hombres conocen y comprenden la realidad que los rodea.
Se acepta como reales y se considera importante solo aquellos acontecimientos que muestran las cámaras de television.
La importancia de la televisión en el proceso de socializacion de los chicos y jóvenes y de todos los integrantes de la sociedad están relacionadas
con la calidad de los contenidos de los programas educativos, informativos y de entretenimientos que transmite y también de las publicidades que influyen en los hábitos de consumo de la poblacion.
Esta es una característica del hombre posmoderno, que tiende a aferrarse a valores transitorios, débiles y superficiales.

Para hablar de donde esta el limite de la privacidad y seguridad me voy a basar en las redes sociales ya que es donde mas se suele confundir.
Las redes sociales se han convertido en bases de datos en la que se recogen informaciones de carácter personal y documentos sobre las actividades de la vida real de las personas que hacen uso de ellas. Campos como el estado civil y la ciudad de residencia son habituales en este tipo de páginas y mucha gente cree que rellenando este tipo de campos en nuestro perfil, aun cuando no son obligatorios para el registro, van a ser usuarios más activos, pero la realidad es que estamos poniendo al alcance de cualquiera, datos que no hace mucho tiempo evitabamos dar con tanta facilidad.
Nuestra información personal, y más aun este tipo de datos sobre nuestra vida privada deberían estar más valorados, ya que exponerlos con tanta facilidad podría traernos problemas.
Pero el exhibicionismo de algunos usuarios no tiene límites, y el siguiente nivel en lo que a exposición de datos personales se refiere llegó con la adición de la geo-localizacion en las redes sociales. Con el boom de estas redes en los móviles de última generación (Iphone, Android…) se ofrece a los usuarios la posibilidad de mostrar en la red social el punto geográfico exacto en el que se encuentran en cada momento gracias a la tecnología GPS incluida en este tipo de terminales móviles. Hay veces en las que los parámetros que controlan la actividad en este tipo de aplicaciones no están muy claros, y si no queremos ser localizados por los satélites que sobrevuelan nuestras cabezas, y que esa localización se utilice con fines no autorizados por nosotros, debemos controlar dichos parámetros para asegurarnos de que esto no ocurre, o bien preocuparnos de controlar con quien compartimos tal cantidad de información.
Por poner un ejemplo de los problemas que puede traernos esta tecnología, imaginemos que aceptamos una solicitud de amistad de alguien que no conocemos personalmente. Si no tenemos bien configuradas las opciones de privacidad en nuestro perfil y somos usuarios activos de la red social, dicho usuario podría tener acceso a todos nuestros movimientos y saber a qué hora estamos en cada lugar. Si ese usuario resulta ser un ladrón de casas, no le resultaría muy difícil saber qué momentos son los idóneos para robar en nuestro hogar, o que cuestiones tiene que manejar para hacernos caer en un fraude o estafa.
En caso de sospechar de determinado perfil, hay varias opciones, las más comunes son silenciar al usuario, bloquearlo, o directamente eliminarlo de tu red, pero si tenemos la certeza de que un perfil es falso, y por lo tanto, fraudulento, lo correcto sería denunciarlo a los administradores de la página para que sea eliminado de manera definitiva.
Otro caso es el de las aplicaciones que se desarrollan con el objetivo de obtener información de nuestro perfil de forma sutil para después expandirse por nuestra lista de contactos, técnicamente no es nada fraudulento, ya que antes de instalar dicha aplicación se muestra un contrato que hay que aceptar para poder instalarla, de esta manera estamos permitiendo a dicha aplicación a acceder a datos personales de nuestro perfil. Es importante saber que permisos otorgamos a las aplicaciones que instalamos y revisar periódicamente las actividades que estas realizan sin que sean solicitadas por el usuario

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada